Violencia de género y consumo de drogas

  

   Colgamos una nota de prensa enviada desde la Fundación Salud y Comunidad a través del Proyecto Malva para apoyarles en la difusión de un curso sobre violencia de género y consumo de drogas. El curso se desarrollará en Valencia del 5 al 8 de julio.  

Gracias Amparo por la nota

   Fundación Salud y Comunidad

   La Fundación Salud y Comunidad, a través del Proyecto Malva, programa de prevención que vincula la violencia de pareja con el abuso de sustancias, tiene previsto iniciar a partir del próximo lunes, día 5 de julio, el curso “el entrenamiento a profesionales de la atención primaria y las drogodependencias en la detección de la violencia de género asociada al abuso de sustancias”.

Esta formación se va a desarrollar hasta el próximo día 8 en la sede de Fundar (Fundación de la Solidaridad y el Voluntariado de la Comunidad Valenciana).

Si necesitáis informacion complementaria, a vuestra disposicion. Un saludo.

Amparo Suay
Responsable de Comunicación. Proyecto Malva. Fundación Salud y Comunidad
Móvil  (34) 653 566 321

  • Fundación Salud y Comunidad
  • Proyecto Malva
  • 9 respuestas a Violencia de género y consumo de drogas

    1. Raquel dice:

      Qué interesante.

      Podrían venir a Segovia a impartir el programa. Yo me apuntaría.

      Un saludo. Raquel.

    2. Mar Casas Tello dice:

      Desde el proyecto Malva, perteneciente a Fundación Salud y Comunidad, otorgamos una especial importancia a la sensibilización, formación, y entrenamiento de universitarios de la rama sociosanitaria (enfermería, medicina, trabajo social, psicología, educación social, etc.) como futuros profesionales presentes en la red asistencial del hombre y mujer drogodependiente involucrados en relaciones de pareja abusivas. Diversos estudios y nuestra propia experiencia profesional nos revelan que ambas problemáticas, es decir, el consumo abusivo de sustancias y la violencia de género en el contexto de una relación de pareja, aparecen frecuentemente vinculadas, sin que sea esta relación en absoluto de tipo causal. En concreto, los datos que lo avalan nos indican que desde el punto de vista del agresor por un lado, en los recursos de drogodependencias la proporción de agresores de sus parejas es superior a la hallada en población no drogodependiente, algunos lo cifran en un 44% (Schumacher, Fals-Steward y Leonard, 2003), y por otro lado, los agresores tienden a abusar del alcohol y otras sustancias, estudios como el proyecto Genacis (2004) promovido por la OMS, estable que casi la mitad (47%) de las personas involucradas en agresiones con su pareja habían estado bebiendo de manera abusiva con anterioridad a los episodios. Del mismo modo, desde el punto de vista de la víctima, por un lado, la proporción de víctimas de violencia por parte de la pareja en recursos de drogodependencia es superior a la hallada en población no drogodependiente, algunos lo cifran en un 60% (Swan y cols, 2000), y por otro lado, las mujeres víctimas de violencia de género son más proclives al consumo de sustancias como una estrategia para sobrellevar la situación de malos tratos (Shipway, 2004).

      Desde este tipo de formaciones instamos a estos futuros profesionales a la detección de ambas problemáticas y de su posible relación entre ambas. En concreto, la detección de una debe llevar a estos profesionales a indagar la presencia de la otra con el fin de descubrir la influencia mutua y así poder llevar a cabo una intervención realmente eficaz. Así por ejemplo, si desde el recurso de drogodependencia no damos cobertura a la violencia de género que sufre nuestra usuaria inevitablemente, no sólo la estamos colocando en una situación de riesgo, puesto que no llevamos a cabo la detección de la violencia, sino que además no conseguiremos la adhesión terapéutica necesaria y la intervención fracasará.

      Asimismo, les hacemos conscientes de la situación de desamparo que en la actualidad viven las mujeres drogodependientes víctimas de violencia de género, quienes en general no acuden a los servicios de la red de atención a la violencia de género, tanto porque tienen una menor percepción de riesgo y una mayor tolerancia a la violencia en sus relaciones como porque desde la red asistencial de víctimas de violencia de género son percibidas como “desestructurantes”, generándose en ellas y como resultado un doble estigma, como drogodependiente y como víctima de violencia de género.

      Del mismo modo, otra de nuestras líneas de actuación en formaciones como éstas es la sensibilización en la necesidad de incorporar la perspectiva de género desde su ámbito profesionales animándolos a desarrollar de manera específica actuaciones en este sentido, con especial atención a la intervención en drogodependencias de modo que se facilite tanto el acceso como la adhesión terapéutica en la mujer drogodependiente. Algo que continúa siendo asignatura pendiente si tenemos en cuenta que la proporción de mujeres en estos recursos no es reflejo del consumo en este sexo. La incorporación de temáticas y problemáticas relativas al género, que inevitablemente se vinculan al consumo de éstas, nos ayudarán a comprender su consumo y a trabajarlo. Entre estas temáticas las relaciones de pareja, las responsabilidades familiares, las relaciones de pareja abusivas, la dependencia emocional, el sentimiento de culpa y su autoimagen, entre otras, debieran estar presentes.

      Por último, se pretende instarles a la derivación, coordinación y al trabajo en red dándoles a conocer los diferentes recursos de intervención en drogodependencias, atención a mujeres víctimas de violencia por parte de la pareja e intervención con agresores que existen en su comunidad.

      Hoy mismo ha finalizado esta formación de 20 horas en la que nuestro alumnado nos ha expresado a partir de nuestras evaluaciones su satisfacción con ella (4’81 puntos de un total de 5) destacamos el siguiente comentario de una estudiante como aglutinador de otros expresados: “Me ha hecho darme cuenta y sensibilizarme sobre la socialización de género, y sobre la presencia conjunta de dos problemáticas como son el consumo y la violencia de género y sobre la necesidad de una intervención conjunta desde todas las disciplinas que estábamos presentes.

      • Isabel dice:

        Gracias Mar. Voy a subir a una entrada independiente las conclusiones que nos has enviado.

        Desde AMIS Segovia estamos encantad@s de colaborar con vosotros.

        Un saludo

        Isabel Sáez

    3. Raquel dice:

      Hola Mar:

      Cuando conoces a alguién víctima de violencia de género que lamentáblemente la Administración de Justicia no la reconoce como tal. Es doble víctima y,acaba siéndolo una tercera más, porque no soporta el dolor, cae en el consumo de alcohol.

      ¿Cómo ayudar a esta persona? Los que la rodean no saben qué hacer, ni ella misma sabe cómo actuar.

      Te estaría muy agradecida si nos dieras una pauta.

      Estais haciendo un trabajo esplédido porque esta problemática es poco conocida y, sin embargo, real, más común de lo que pensamos.

      Un abrazo. Raquel.

    4. Buenos dias Raquel, desde el proyecto MALVA, nos gustaria poder colaborar en la situación que nos indicas, pero quizás este medio no sea el adecuado.

      En la página web del proyecto puedes encontrar un mail donde enviarnos el cómo poder contactar de una manera más personal.

      Beatriz Santos
      Coordinadora del proyecto MALVA

    5. Patricia Martínez Redondo dice:

      Hola!

      Muy interesantes y necesarios este tipo de cursos! Qué bien!
      Os dejo un enlace a la publicación de la investigación que hemos realizado desde UNAD recientemente en Valencia y Madrid sobre la atención prestada en ambas redes (la de drogodependencias y la de violencia de género) a las mujeres que presentan en concurrencia ambas problemáticas…

      http://www.unad.org/actualidad/noticias/archivo/51656.html

      Un abrazo

      Patricia

      • Amparo Suay dice:

        Hola Patricia,

        Muchas gracias por facilitarnos este enlace. Nos ha parecido muy interesante la información. Realizáis un gran trabajo.

        Un abrazo,

        Amparo Suay
        Responsable de Comunicación del Proyecto Malva. Fundación Salud y Comunidad

    6. paloma dice:

      En segovia se esta defendiendo a un maltratador que insulta , intenta asesinar , rompe y
      mancha enseres . Y encima la persona maltratada tiene que pagarle . Esa es la justicia que hay
      , no es raro que la desprecien . Un saludo .

    Responder

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    A %d blogueros les gusta esto: